sábado, enero 3

El registro fósil español y portugués, en el humor gráfico ibérico (4)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO. Universitat de Lleida

¡Año Nuevo, chistes viejos! (2)
Humor gráfico, paleontológico, creado por paleontólog@s de la UCM...  ¡ Hace la friolera de 50 años! (3)


Recapitulación: 

La última entrada que se dedicó al Humor gráfico, paleontológico, creado por paleontólog@s de la UCM...se publicó el pasado 3 de agosto con el subtitulo de Humor Colpista
En aquella entrada se mostraban cinco magníficos ejemplares, acompañados de los comentarios, más o menos, bien fundamentados de quien escribe estas líneas, con la intención de contextualizar, suficientemente, el asunto a l@s lectoras y lectores que por haber nacido bastante más tarde, no tuvieron la "suerte" de tener que vivir, en vivo y en directo, en las condiciones ambientales de aquella "gloriosa" época.


"
Recuerdos del futuro"  o  ¿La cólera de Dios?"

Este chiste sociológico-antropológico, no firmado por su autor/a, publicado en el nº 13 de COLPA, durante el año 1968, parece aludir, sarcásticamente, a una lamentable e ignominiosa situación de dominación del profesorado universitario sobre el indefenso alumnado
El dibujo parece intentar reflejar de forma satírica y vengativa, una situación "común" en la Universidad de aquella época oscura, hoy, ya lejana por suerte. Entonces, por regla general, las diferencias de estatus académico, eran muy marcadas en el trato y las relaciones cotidianas, entre clases universitarias. De entre todo el profesorado numerario, generalmente, eran los "cátedros" y sus "agregatas", los más reaccionarios y beligerantes, frente a  las exigencias de innovación didáctica, exigidas por el alumnado del Primer Ciclo. Las relaciones interpersonales entre las "clases" estudiantil y profesoral, no eran muy fluidas, en aquella época, pues el ascenso en escalfón jerárquico era muy deseado y respetado por los más "conservadores". Pero los aires de cambio social, económico y político empezaban a notarse en las universidades españolas, aunque no a velocidad que reclamaban los estudiantes y PNN más inconformistas, politizados o utópicos.


Imagen: Cortesía de Carolina Fuentes

Aunque todo el dibujo resulta muy elemental y esquemático, el oscuro personaje que se destaca del grupo, situado sobre el techo del autocar, muestra algunos detalles interesantes. Viste, íntegramente, de negro y parece lucir un "alzacuellos", indicios que apuntarían a que se trataría de un clérigo... Aparece voceando, a la ristra de cabizbajos "forzados", mientras maneja, inmisericorde, el látigo, triple, dotado de tres "cabezas" cubiertas de afilados garfios, es decir, es "el puto amo" que manda y ordena todo lo que deberán hacer sin rechistar los "pringaos" de los "indefensos" estudiantes matriculados en su asignatura. 

El texto al pie de la imagen, informa que se representa una excursión de trabajo práctico, relacionado con la asignatura de Paleontología Humana. Además, del "instrumental" técnico que portan l@s involuntari@s condenad@s a trabajo forzoso, en plena naturaleza, podría inducirse que el objetivo del "viaje de estudios" era el de dominar el noble y fino arte de explorar, a pico y pala, el terreno cuaternario. El desplazamiento desde el campus madrileño de la UCM, se habría realizado con la finalidad de poder practicar, “in situ”, la excavación sistemática y científica de un depósito paleontológico... en el que pudieran hallarse restos corporales o culturales de humanos prehistóricos. 

Según la Wikipedia,Emiliano Aguirre no fue profesor agregado y profesor de la asignatura  Paleontología de Vertebrados y Humana, en la Universidad Complutense de Madrid, hasta 1971 y como el chiste se publicó en el nº 13 del COLPA, en  1968, la incongruencia de fechas parece indicar que existe "un intríngulis espacio-temporal"...
Según la Wikipedia Emiliano Aguirre  durante el curso 1967-1968 fue profesor visitante de Antropología en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima.... parece ser que el chiste intentaba recordar episodios del pasado... o a augurar sucesos del futuro!
Como sabemos que Emiliano Aguirre había participado con gran asiduidad y bastante dedicación, en excavaciones paleontológicas realizadas en Torralba y Ambrona, en Soria, suponemos que tal vez la autora del chiste aludiese a un viaje de prácticas, realizado, algunos años atrás, para excavar en alguno de los dos yacimientos citados, bajo la enérgica dirección de un exigente profesor de clases prácticas, beligerante con el desinterés, la desidia o la incompetencia o de algun@s estudiantes poco interesados en los aspectos prácticos de la materia académica.

Como el chiste no aparece firmado, no se puede saber con total certeza quien fue su autor pero según Carolina Fuentes, su autora fue María Cándida Marcos Fernández. Sabemos por el BOE "que a la sazón" tenía 20 años... y por lo que parece se desprenderse de su dibujo, que tenía pocas simpatías por el paciente, sistemático, rudo y duro trabajo de campo, del excavador paleontológico y, sobre todo, por las formas de "motivación extrínseca" propias de los métodos didácticos utilizados por el profesorado de aquella época.

Sabemos por el contenido de la ORDEN ministerial de 8 de septiembre de 1971, publicada en el B.O.E. Núm. 248 del 16 octubre 1971, que Doña Maria Cándida Marcos Fernández, era nombrada Catedrática de Ciencias Naturales para la plaza del Instituto Nacional de Enseñanza Media de Collado-Villalba. Esta meteórica incorporación al nivel más alto del funcionariado docente de la Enseñanza Secundaria, sucedía, tan sólo, transcurridos tres años, desde la publicación del polémico y controvertido dibujo "colpero" y con 23 años de edad de la autora, todo un récord de velocidad en el ascenso profesional y curricular.
Si algún/a lector/a tiene información fidedigna y contrastable, sobre este asunto, se le ruega nos haga saber su versión de los hechos aquí manipulados tendenciosamente.



"Viajando al pasado, cuando todo era mejor"

Contrariamente a lo que sucede hoy en día, en 1968 la Fiesta Nacional "gozaba de muy buena salud" y había universitari@s aficionados, al toreo. Por eso no resulta extraño que uno de ellos hubiese sustituido, jocosamente, a un vigoroso toro de lidia por un vibrante y sonriente "tricerátopo", coronado por una sangrientas divisa ganadera y un par y medio de enhiestas banderillas taurinas. 

Imagen: Cortesía de Carolina Fuentes

Carolina Fuentes apunta la posibilidad, dudosa, de que este chiste publicado en el nº 14 de COLPA, durante el año 1968, pudiera ser obra de María Cándida Marcos Fernández. Personalmente, discrepo abiertamente de tal atribución pues si se comparan el estilo gráfico, el mensaje y el redactado, opino que quién firmaba su "desprejuiciada" obra taurina con el alias "Mel", por fuerza, debió ser cualquier otra persona... Tal vez el autor y firmante, escogió como  firma artística la abreviatura de su propio apellido, un nombre archiconocido en la revista y el la Facultad de Ciencias: Meléndez. Sería posible que el pseudónimo Mel pudiera señalar hacia alguno de los diversos "hermanos Meléndez" que por entonces cursaban estudios de Geología o Biología en la UCM... o tal vez no.

Para facilitar a los lectores taurinófilos, especialmente abstruso en temática geológica y paleontológica, la comprensión de la graciosa situación, el autor del chiste redactó un texto explicativo, situado al pie. Aclarando que el extraño animal, híbrido de toro y rinoceronte, era un Dinosaurio y que tal situación, sólo podía suceder en el Cretácico, por ser éste, el último periodo geológico en el que persistió la existencia de este tipo de reptiles, antes de su dramática extinción
Sólo hay una "pequeña gran incongruencia cronológica"... toda la cultura y tecnología, representadas gráficamente, lógica y necesariamente tenían que provenir del "futuro", pues 65 millones de años atrás, nada de todo aquello podía estar pasando. Simplemente por la ausencia de la especie humana en el mundo y de su cultura festivo-taurina, tal incongruencia parece aludir a la posibilidad de hacer viajes, reversibles, en el tiempo, para organizar y disfrutar de sorprendentes eventos torosaurianos.



¿Dónde vas, cobarde? ¡No huyas, pecador de la pradera!

Este "chiste prehistórico-museológico", publicado en el nº 15 de COLPA, durante el año 1969, aparece firmado por D. Gil, sabemos por Carolina Fuentes que es obra de María Dolores Gil Cid y tal atribución ha de ser cierta pues aparece autentificado por al firma de la autora que coincide con la atribución.

Imagen: Cortesía de Carolina Fuentes

Representa el susto morrocotudo que habría podido experimentar un visitante despistado del Museo de Ciencias Naturales y creyente en fantasmas o resurrecciones de esqueletos... Si al pasar junto al esqueleto de un gran animal al que por su aspecto, dimensiones y posición expositiva, hemos supuesto el esqueleto articulado de un "oso de las cavernas" (Ursus spelaeus), se le hubiese enganchado, accidentalmente, la parte trasera de la chaqueta en uno de los elementos de separación y cerramiento del ejemplar. 
En aquella época, la posibilidad de la existencia real de fantasmas y de los muertos y sus despojos pudieran resucitar a la vida, no era sólo un tema propio de películas, series de TV o "cómics", de terror o de ciencia ficción, tal como ahora sucede. A finales de los años 60, todavía, la Iglesia incluía en sus sermones, hojas parroquiales, libros infantiles y juveniles sucesos "paranormales" de este tipo, como ciertos y repetidos, por lo que no es de extrañar que, el subconsciente de mucha gente, pudiera ser responsable de muchos sustos, provocados por causas ridículas y risibles que estaban presentes en el entorno cotidiano. En este caso, el escenario seleccionado para el susto, era una exposición de fauna fósil y el sujeto protagonista un señor de mediana edad, con americana, corbata y sombrero proyectable.



"¿Me lo dice o me lo cuentas, sra. Mayor?"

Este chiste de temática espeleo-paleontológica, publicado en el nº 16 de COLPA, durante el año 1969, 
sabemos por Carolina Fuentes que es obra de A. Palanca y confirmado por estar  firmado por su autor. Con toda probabilidad debió ser obra de Antonio Palanca Soler que, por entonces contaba "veintipocos" años de edad y estaba realizando los últimos cursos de Biología en la UCM. 
Según la opinión del joven autor, expresada gráficamente, muchos años antes de que la muy famosa Adrienne Mayor publicara su celebrado "The firths fossil hunters", nuestros "antepasados" ibéricos, se habrían interesado por la interpretación de los restos fósiles, miles de años antes de que lo hiciéran los griegos y los romanos y por supuesta antes de que nos interesáramos los científicos. 
Según la teoría de A. Palanca, nuestros antecesores paleolíticos no sólo, se habrían entretenido buscando, recolectando y acumulando huesos prehistóricos en sus habitáculos cavernarios, sino que además se habrían ocupado en intentar reconstruir los esqueletos, e incluso, preocupado en transmitir sus descubrimientos a sus futuros descendientes, escribiendo o grabando en la pared de la cavidad subterránea, los pasos a seguir para para repetir, con facilidad, rapidez y acierto, la gozosa experiencia anatómico-forense.

Imagen: Cortesía de Carolina Fuentes

Protagonizan el memorable suceso histórico de tan sorprendente descubrimiento científico, un tieso arqueo-paleontólogo, con bigotito recortado de estilo franquista, chaquetilla de barbero y sin casco protector, artefacto muy recomendable en toda clase de exploración subterránea. Sostiene en su mano derecha una enorme y anticuada lupa de mano, mientras se está alumbrando con una vieja lámpara minera de carburo, sostenida en una posición inapropiada. En el suelo de la caverna, yacen unos huesos entre los que destacan un cráneo completo de aspecto reptiliano que parece contemplar sorprendido el evento, rodeánle parte de una pelvis y dos huesos largos de las extremidades. Al fondo de la escena, un sonriente espeleólogo equipado con casco y lámpara frontal, parece estar más interesado en la contemplación de una representación artística, esquemática, de un bisonte del Paleolítico que al comentario del "profesor".


¡Y si no es así, desmiéntemelo!

Resulta muy difícil interpretar correctamente el "metasignificado" de este chiste, por falta de datos de contexto. Opinamos, desde nuestro profundo desconocimiento de la realidad reflejada en este chiste, que el profesor y el estudiante son meros comparsas y que el verdadero protagonista es el repelente personaje situado sobre la plataforma rodante y cubierto de telarañas, una forma satírica de indicar que el individuo no se puede desplazar autónomamente y que no lo ha hecho en muchísimo tiempo
Por el tipo de uniforme y el rótulo de la gorra, está claro que forma parte del personal uniformado de un museo, conociendo el contexto cultural de los lectores de la COLPA, quizá pertenecía a la plantilla del Nacional de Ciencias Naturales... aunque también podría pertenecer a la del Geominero... 

Imagen: Cortesía de Carolina Fuentes

El texto situada al pie, una elemental broma paleontológica, nos informa de que se trata de un guía "fosilizado", tal vez se aludía, metafóricamente, al hecho de que la escasez de grupos organizados de visitantes,  habría provocado la "fosilización" del guía del museo, por falta de actividad física y mental. 
Aunque, también podría ser que la metáfora utilizada, aludiera al hecho de que su avanzada edad, le dificultaba, física y mentalmente, llevar a cabo, dignamente, sus funciones profesionales y actividades laborales.

En esta ocasión, tenemos que discrepar, nuevamente, de la identidad propuesta por Carolina Fuentes para el autor, pues hatribuido la autoría de este chiste a A. Palanca, atribución que no comparto en absoluto, luego de comparar los estilos, gráficos y de redacción. Estoy convencido de que este chiste es obra de otro autor, distinto a A. Palanca



Agradecimientos:


Carolina Fuentes (blog paleontologico de carolina) y a Manuel Meijide (El Artesano  Numantino), por ayudarme a reunir y datar un material con el que poder cumplir mis objetivos de documentación paleonto-humorística española en la UCM de hace 50 años.


Se agradecerá a cualquier persona, bien informada, la aportación de datos relacionados con cada caso particular, mediante los que se puedan enmendar los errores cometidos, involuntariamente, por falta de conocimiento sobre el contexto sociológico y científico de cada historieta. 




Fuentes:

- Anónimo. Coloquios de Paleontología. Archivos. Revistas Científicas Complutenses
- Anónimo. Humor "Fósil" Chistes publicados en COL-PA y otras publicaciones.
Museo de la Geología de la UCM
- Anónimo. Indice de la revista Coloquios de Paleontología. Archivo de Revistas de la Universidad complutense de Madrid 

- Anónimo. Emiliano Aguirre Enríquez. Wikipedia
- Anónimo. Bermudo Meléndez Meléndez. Wikipedia
- Palanca Soler, Antonio. CV. Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología
-
Villaescusa Fernández, Lucía. 2011. Emiliano Aguirre Enríquez. Un paso adelante en la Paleoantropología española. ArqueoWeb, 13: 108-134. Universidad Autónoma de Madrid
- Villar Palasí, José Luis. 1971. ORDEN de 8 de septiembre de 1971. MINISTERIO DE EDUCACION y CIENCIA. B.O.E. Núm. 248 del 16 octubre 1971