viernes, abril 23

Poesía de temática paleontológica (3)

Por Heraclio ASTUDILLO POMBO, D.MACS, UdL



Continuación de los "fósiles químicos" usados como motivo poético.


Al carbón de piedra (Oda)
Poema de Melchor de Palau y Catalá (España 1843 – 1910), extraído de la página web Poemas del alma

Con toda seguridad, el poeta novecentista catalán, para redactar estos versos, se inspiró en la visión optimista y generalizada que se tenía en su tiempo, del desarrollo industrial, pues era considerado como un infalible motor del progreso y un seguro generador de beneficios sociales y económicos, para todos, ya fuesen empresarios u obreros. También, debió tomar en cuenta, el protagonismo que la energía fósil que contenía el carbón mineral, cuyos yacimientos abundaban en casi todos los países europeos y que habían comenzado a ser explotados, intensivamente, en el siglo XVIII, podía suponer como panacea para todos los problemas de la sociedad del siglo XIX. Además, el poeta, en sus rimas, también, demuestra poseer
bastantes conocimientos sobre geología y minería del carbón de piedra.

Dibujo coloreado, de autor anónimo. Estampa costumbrista, posiblemente del siglo XIX, que muestra a un grupo de mineros asturianos del carbón, abandonando la bocamina, al final de su dura jornada laboral, mientras otros mineros parecen dirigirse a iniciar su turno.


Este, que veis, carbón endurecido,
yacer a mantos en terrestre fosa,
rayos de claro sol un tiempo ha sido,
a la voz de la Industria poderosa,
abandona, cual Lázaro, su tumba,
y a más vida resurge esplendorosa.
Con su aliento, no hay miedo que sucumba
la que es de nuestro siglo predilecta
hija febril, y cual abeja zumba,
que, a medida que avanza más perfecta,
a la Ciencia siguiendo va anhelante
y sobre el Arte su fulgor proyecta.
Ella nos dice que llegó el instante,
—aun cuando en la substancia son hermanos—
de apreciar el carbón más que el diamante,
de que cesen los míseros humanos
de prosternarse ante el inútil fuego,
y de tenderle codiciosas manos.
Nunca su brillo me turbó el sosiego,
mas del pan de la industria a la excelencia
férvido canto de mi lira entrego.
Cantar quiero su enérgica potencia
los bronces al fundir, nuncios de saña,
defensores de patria independencia,
cuando caldea y en su lumbre baña
a la férrea fugaz locomotora,
sierpe que tiene el silo en la montaña.
Que, cual ave o Jóve voladora,
se encumbra a los más arduos peñascales,
y el espacio famélica devora.
Por él llega a los témpanos glaciales
el buque, sin más trapo que su enseña,
contrastando los recios vendavales.
Reemplaza activo la fluvial aceña;
vigor produce en la nerviosa pila;
las creaciones artísticas diseña.
Por él la roca su metal destila;
por él dice el crisol la verdad pura;
el átomo su afine se asimila,
hasta gérmenes ricos en dulzura,
la Química halla en él para su gloria,
colores y matices la Pintura.
Y, de fúlgido origen en memoria,
demás que rasga de la noche el velo,
despide lumbre en exprimida escoria.
Solar emanación con vivo anhelo,
la luz, la fuerza, y el calor prodiga.
Como su padre que recorre el cielo.
y que—cual suele previsora hormiga,
en la estación de abrasador verano,
sin un punto ceder en la fatiga
temiendo el filo del invierno cano,
almacenar bajo escondidos techos,
el robado a los trojes rubio grano.
En la época feraz de los helechos
presintiendo el invierno del planeta,
guardó el carbón en insondables lechos.
La faz del globo de arbolado escueta,
diera a la Industria el postrimer suspiro
a no surtirla tan copiosa veta.
Ved al carbono en incesante giro
recorrer los tres reinos naturales;
ya inficionar la atmósfera le miro,
ya, atraído por fibras vegetales,
el germen de sabroso fruto,
ya, salvando los límites florales,
nutrir la grácil ave, el tardo bruto,
ya tornar al espacio con empeño,
de la muerte y la vida fiel tributo.
Más tú, sepulto en ataúd roqueño,
a ciclo tan fecundo substraído,
dormiste largo, indiferente sueño.
Te han pisado, mas no te han conocido;
pasaron sobre ti, cual polvo leve,
las varias razas que en el mundo han sido.
Tocábale al gran siglo diez y nueve,
explorar tus veneros con acierto,
aun bajo la polar cándida nieve.
¡Qué fuera de la Industria tú encubierto!
con gratitud en su aflicción te nombra
negro maná de su árido desierto.
Un día fuiste gigantesca alfombra;
en lo que hoy hallamos calor y luz radiante
donde otros seres disfrutaron sombra.
Que Dios, previendo nuestro afán constante,
para su hartura reservarnos quiso
esa fecunda flora exuberante,
que adorno fue quizá del Paraíso.



La Standard Oil Co.

Poema de Pablo Neruda (Chile, 1904-1973), extraído de la página web LETRAS PETROLERAS
Aunque este poema fue escrito en los años cuarenta, del pasado siglo XX, creemos que mucho de lo que en él relata el poeta chileno, aún sigue teniendo vigencia, hoy en día. Pues los diversos medios de comunicación social nos han estado informado, durante las últimas cinco décadas, sobre cómo en diversas ocasiones y en muy distintos lugares del planeta, la explotación de las ricas reservas nacionales de crudo petrolífero, en ciertos casos, ha sido adjudicada por corruptos y avariciosos, gobiernos locales, a la mejor empresa comisionista extranjera, o en otros, de como algunos gobiernos locales, amedrentados por las coacciones de poderosos y belicosos gobiernos de países lejanos que disponían de ejercitos bien entrenados y pertrechados, ávidos de invasiones, supuestamente redentoras, han tenido que ceder los derechos de explotación de sus ricos yacimientos nacionales, a ciertas empresas extranjeras muy bien conectadas con sus propios gobernabtes. Pero también, hemos podido ver, cómo en el peor de los casos, la resistencia de los gobiernos a la apropiación de sus recursos petrolíferos, ha supuesto invasiones y guerras, algunas de las cuales, siguen aún en activo.

Dantesca imagen que muestra como en 1991, con motivo de la retirada de las tropas iraquíes de Kuwait, Saddam Hussein ordenó incendiar los pozos de petróleo kuwaitíes en represalia por una antigua disputa acerca de la perforación que estos últimos realizaban a gran profundidad (lo que se denomina técnicamente como “sifón”). Lo cierto es que investigaciones posteriores determinaron que esta despreciable táctica no fue exclusiva del dictador iraquí, sino que también la Coalición occidental, comandada por los EUA, atacó e incendió deliberadamente instalaciones y pozos iraquíes.


Cuando el barreno se abrió paso
hacia las simas pedregales
y hundió su intestino implacable
en las haciendas subterráneas,
y los años muertos, los ojos
de las edades, las raíces
de las plantas encarceladas
y los sistemas escamosos
se hicieron estratas del agua,
subió por los tubos el fuego
convertido en líquido frío,
en la aduana de las alturas
a la salida de su mundo
de profundidad tenebrosa,
encontró un pálido ingeniero
y un título de propietario.
Aunque se enreden los caminos
del petróleo, aunque las napas
cambien su sitio silencioso
y muevan su soberanía
entre los vientres de la tierra,
cuando sacude el surtidor
su ramaje de parafina,
antes llegó la Standard Oil
con sus letrados y sus botas,
con sus cheques y sus fusiles,
con sus gobiernos y sus presos.
Sus obesos emperadores
viven en New York, son suaves
y sonrientes asesinos,
que compran seda, nylon, puros,
tiranuelos y dictadores.
Compran países, pueblos, mares,
policías, diputaciones,
lejanas comarcas en donde
los pobres guardan su maíz
como los avaros el oro:
la Standard Oil los despierta,
los uniforma, les designa
cuál es el hermano enemigo,
y el paraguayo hace su guerra
y el boliviano se deshace
con su ametralladora en la selva.
Un presidente asesinado
por una gota de petróleo,
una hipoteca de millones
de hectáreas, un fusilamiento
rápido en una mañana
mortal de luz, petrificada,
un nuevo campo de presos
subversivos, en Patagonia,
una traición, un tiroteo
bajo la luna petrolada,
un cambio sutil de ministros
en la capital, un rumor
como una marea de aceite,
y luego el zarpazo, y verás
cómo brillan, sobre las nubes,
sobre los mares, en tu casa,
las letras de la Standard Oil
iluminando sus dominios.

domingo, abril 11

Sobre los diversos y extraños nombres de los fósiles (4).

por Heraclio ASTUDILLO POMBO, DMACS, UdL

(Continuación, cuarta parte)



4- Cuando muchos nombres distintos, significan lo mismo (1): 

El caso de los Nummulites


Introducción


La convergencia de las motivaciones onomásticas, en ciertos tipos de fósiles con un aspecto morfológico tan típico y limitado, que se prestan a tan pocos puntos de vista diferentes, que como resultado de dar tan pocas opciones a la divergencia mental, pueden acabar dando una gran unanimidad y uniformidad en las denominaciones populares que pueden llegar a idearse para denominarlos, por esta razón algunos tipos de fósiles, han llegado a generar un alto grado de sinonimia en sus nombres vulgares.

Dos especies  distintas de numulites, se puede apreciar que son muy diferentes en forma y tamaño, ambas características han determinado que se les haya interpretado de manera diferente y que se les haya otorgado nombres populares distintos
Imagen: Nummulites


Los numulites representan un ejemplo paradigmático de lo dicho anteriormente, afirmación que demostraremos, mostrando y analizando los distintos nombres populares que se han otorgados en diversas lenguas romances peninsulares y en distintos lugares de España, a los ejemplares de diversos especies de numulites que alcanzaban tamaños considerables y que, además de eso, presentaban un menor abombamiento en la zona central o polar. Pero también en el caso contrario, los numulites de pequeño tamaño, con un abombamiento central considerable. Esos nombres casi siempre hacen referencia a la semejanza de este tipo "piedrecitas" que en realidad eran fósiles, con monedas de piedra o con lentejas petrificadas.

El nombre científico Nummulites, según unos autores, derivaría del plural de la palabra latina nummulus, que es el diminutivo de nummus (moneda) y del sufijo –ites, que desde el siglo XVII, se aplica para la formación de los nombres científicos genéricos, de aquellos objetos naturales pertenecientes al reino mineral, por tanto y según esos autores, el significado del nombre científico nummulites sería el de “moneditas”.

Claro aspecto de moneda, en unos grandes numulites muy aplanados. Para hacerse idea aproximada de su tamaño relativo, compárense con la moneda de 1 euro, situada a la derecha
Imagen: Nummulites laevigatus et N. variolarius 

Otros autores, opinan que el nombre Nummulites derivaría de la fusión de la palabra latina nummus, (moneda), y de la griega lithos (piedra) con el significado de “piedra-moneda" o "moneda de piedra”.

En cualquiera de los dos casos, el creador o creadores del citado nombre científico, debió haberse inspirado en algunos de los muchos nombres vulgares con el mismo significado que ya existían, previamente y que hacían alusión, precisamente, al relativo parecido de este tipo de fósiles, con moneditas petrificadas o con monedas de piedra, nombres vulgares que eran usados, desde muy antiguo, por diversos países distribuidos por toda la zona de la cuenca mediterránea, pero también del centro de Europa, e incluso de las islas británicas.
Otro ejemplo del claro parecido entre los numulites de gran tamaño y las auténticas monedas, debido a que en la zona central del disco, apenas muestran abombamiento.
Imagen: Fieldnotes 

En el territorio español, hasta el momento presente, solamente hemos podido recuperar nombres vulgares, usados para referirse a los numulites, posiblemente, desde la época medieval hasta épocas muy recientes, en diversas localidades pertenecientes a las comunidades autónomas de Aragón, Baleares, Catalunya y Valencia, pero no en otras regiones españolas, en las que también abundan este tipo de fósiles.Hasta el momento presente, se ha recogido una amplia diversidad de nombres populares que en su práctica totalidad aluden al parecido de los fósiles de este grupo, de mediano a gran tamaño y muy aplanados, con monedas o pequeñas monedas.

En esta imagen se pueden apreciar claramente, dos tipos de
numulites, los mayores, semejantes a moneditas o córneas y los menores, semejantes a lentejas. Alredores de la ermita de santa Anna del Far, comarca de La Selva (Girona)
Imagen: 
Senderisme Guilleries-Collsacabra 

En mucha menor proporción y con mayor unanimidad que en los casos citados anteriormente, los nombres vulgares hacen alusión a la gran semejanza, de ese tipo de fósiles, con las lentejas. Sucediendo esto cuando se trata de numulites de pequeño tamaño y gran abombamiento de la zona central o polar, foraminiferos fósiles que son denominados "llenties", "lentilles" o "llentilles", en ciertas localidades de Alicante, Barcelona y Mallorca, se les denomina de esta manera.

Veamos la relación de variados nombres vulgares que han sido otorgados, en distintas zonas de España, a diversas especies de numulites que fueran de mediano tamaño, de 1 a 2 cm. de diámetro, o gran tamaño, de 2-5 cm.de diámetro, condición que los asemejaba monedas de tamaño pequeño, mediano o grande.
 


Nombres populares usados en Aragón:

“centimetes”, “centimetes de Sevil”, “dineretes”, “dineretes de santa María de Buil, “dineretes de Sevil”, "dinerez", "dinericos", "duros", "güellos de torda",
"monedas de bruja", "monedetas", "monedetas de la Virgen", “perretas de santa Lucía”, "pezetas",


Nombres populares usados en Baleares:

“monedes de pedra”


Nombres populares usados en Catalunya:

“centimets”, “cèntims de sant Ponç”, “centimets de pedra”, “dinerets”, “dinerets de pedra”, “dinerets de Collbàs”, “dineret de sant Pau”,“dinerets de sant Ponç”, “dinerets de la Mare de Déu”, “dinerets de la Verge Maria”, “dinerets del diable”, “diners del dimoni”, “dinerets de santa Llúcia”,“dinerets de Santa Pau”, "diners" , “diners del traïdor” o “diners dels francesos”, “diners de Sant Pau”, “diners del diable”, "llenties", "lentilles" o "llentilles", "mitges pessetes de sant Pau", "pedres de la Mare de Déu", "pedres de santa Llúcia",
"pedretes de santa Llúcia", "ulls de santa Llúcia", "ulls de serp".

Nombres populares usados en la Comunidad Valenciana: 

“centimets”, “centimets de pedra”, “diners de bruixa”, “dinero de bruja”, "moneetes", “xavets marrocs”


Concluyendo...

Como se puede apreciar, en la precedente relación de nombres populares, en la mayoría de de los casos e independientemente de la lengua utilizada, los nombres populares asignados a los numulites más aplanados y de buen tamaño, hacen referencia a su relación de semejanza con monedas, dineros, céntimos u ochavos.

En esta imagen se puede comprobar, gracias a la escala milimétrica inferior, que el numulites mide 45 mm., de diámetro, el equivalente al de dos monedas de 1 euro. Fotografia de Jesús Cardiel del Museo Paleontológico del Sobrarbe
Imagen: 
Fósiles de Sobrarbe

En el caso de los nombres compuestos, el segundo nombre, hace alusión a determinadas particularidades reales o imaginarias de cada uno de esos tipos de piedras extrañas, según la mentalidad, propia de diferentes épocas y zonas geográficas.

En los diversos nombres compuestos,
usados en diversas localidades españolas, a veces, una de las palabras remarca y alude alguna propiedad específica de este tipo de objetos que resulta atípica y contradictoria con el material usado para fabricar las monedas vulgares y corrientes.
Por ejemplo, a veces se alude a su material atípico, indicando su extraña materialidad de naturaleza pétrea: “de piedra” o “de pedra”, "pedres", "pedretes".
 
En otros casos, la palabra nos remite hacia unos supuestos orígenes legendarios de ese tipo de monedas, al relacionarlas con hechos no naturales o con personajes sobrehumanos, causantes según la tradición popular de la petrificación de dinero inicialmente normal: “de la Mare de Déu”, “del diable”, “dels francesos”, “del traïdor”, “de laVerge Maria”, " de santa María", de bruixa”.
 
En cambio, en algunas otras ocasiones, lo que indicaría esa segunda palabra, sería un aspecto natural, su lugar geográfico de procedencia: " de Buil", “de Collbàs”, “de Sant Pau”, “de sant Ponç”, “de santa Llúcia”, “de santa Lucía”, “de Sevil”, etc.

La típica forma de córnea o de iris, del ojo humano, que presentan bastantes tipos de numulites de mediano tamaño, hizo que, antiguamente, la mentalidad mágica, junto con la religiosidad popular, los asociara con santa Lucía, mártir a la que según la tradición cristiana los paganos le arrancaron los ojos y, por esa razón, nombrada por la iglesia católica patrona protectora de la vista, motivo por el cual se utilizaron en rituales relacionados con la medicina popular, en Catalunya, o contra el "mal de ojo", en el Alto Aragón.
Imagen: 
La Carrutxa. Festes de tardor



Haciendo números...

Haciendo un recuento de los diferentes nombres vulgares que hagan alusión a dinero petrificado y a lentejas de piedra que hemos
podido inventariar hasta ahora, se puede ver muy fácilmente, como en Cataluña, por alguna razón cultural, la gente parece haberle prestado mucha más atención a este tipo de fósiles que en otras regiones peninsulares, puesto que hemos llegado a encontrar hasta 25 denominaciones distintas; le sigue Aragón, con 13 denominaciones distintas, luego vendría la Comunidad Valenciana, con 7 denominaciones y por último Baleares, con 2 denominaciones populares diferentes.
(Continuará)