domingo, septiembre 18

El registro fósil ibérico y el santoral católico, en la religiosidad popular de España y Portugal (10)

por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida



Fósiles ibéricos relacionados, por la tradición popular española, con la Virgen María, la Madre de Dios o con Nuestra Señora (7)




SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL MONTE TORO (MENORCA)



En el centro geográfico de la isla de Menorca, se alza una montaña de altura muy modesta denominad "Monte Toro", nombre que recibe porque según una leyenda exist en su cumbre un feroz toro que custodiaba la cima de la montaña, impidiendo que nadie alcanzara la cumbre. Este monte con sus 357 m. de altitud es la mayor elevación del terreno de la isla de Menorca, por lo que en días limpios y claros, desde su cumbre se puede divisar la mayoría del paisaje terrestre y marino de la isla, así como muchas de las poblaciones y caseríos y viceversa, el monte es visible desde casi cualquier lugar de la isla y de sus costas.

Panorámica de una parte de la isla de Menorca, tomada desde el mirador del Monte Toro.
Imagen: albolm911


En la cima del mencionado monte existe un santuario en el que se venera, desde la época de la reconquista de la isla a los ocupantes sarracenos, una antigua imagen de estilo gótico que representa a la Virgen María como Madre de Dios, con el Niño Jesús sentado sobre su brazo izquierdo. A a sus pies, en su lado derecho, aparece postrado un minúsculo toro que parece estar mirando a la Madre de Dios con mucha devoción. Según los historiadores del arte, esa imagen fue llevada a Menorca durante la conquista de la isla a los moros, por las tropas del rey Alfonso III de Aragón, en 1287. Resultando ser la imagen religiosa mejor conservada y más antigua de la isla de Menorca. 


La imagen de la Virgen del Toro, según una antigua estampa religiosa es una talla en madera, policromada, realizada entre finales del siglo XIII y principios del XIV. Con el feroz toro legendario postrado, sumiso, a sus pies.
Imagen: Leyenda del Monte Toro (Menorca)


Esta antigua imagen de la Madre de Dios es la patrona protectora de la isla de Menorca, por lo que siempre ha gozado de gran devoción entre todos los creyentes que han habitado la isla de Menorca.
Cuenta la leyenda popular que cuando la isla fue invadida por los moros el año 903, la santa imagen fue ocultada por los cristianos en el interior de una pequeña cueva que existía en la cima de la montaña, para proteger la imagen de la destrucción que los fanáticos invasores, iconoclastas reconocidos pretendían llevar a término. Esa cueva legendaria aún puede verse hoy en día en el interior de una de las capillas laterales del actual santuario de la "Mare de Déu del Toro". 
Según la misma leyenda popular, tras la reconquista cristiana de la isla de Menorca, la imagen pudo ser recuperada gracias a la intervención milagrosa de un prodigioso toro que habitaba en la cima donde actuaba como custodio protector de de la imagen. El anteriormente feroz toro guió a los monjes del primitivo convento que había al pie de la montaña hasta la cima del monte, a través de la espesa vegetación y de las impenetrables peñas de la montaña, algunas de las que rompió con sus cuernos para abrir paso a la comitiva procesional (Pas des Bou), hasta la entrada de la cuevecilla de la que surgía una un haz de brillante luz, delante de la que se postró respetuosamente. 


Marcas en las rocas atribuidas a los pies de la Virgen María

En algunos lugares de las vertientes del Monte Toro, por los que pasaba el antiguo camino que ascendía hacia el santuario de la Virgen del Toro, la superficie de las rocas aparece salpicada de unas curiosas marcas, constituidas por conjuntos de finas líneas radiales que en algunos casos muestran un fondo ligeramente más oscuro. Antiguamente y hasta mediados del siglo XX, las gentes sencillas de los pueblos de los alrededores y muy devotas de la patrona del santuario, denominaban a cada una de esa marcas, en lenguaje menorquín, "petjada de la Mare de Déu", es decir, "pisada de la Madre de Dios". 


Muestra de mano, de la denominada "piedra del Toro", una caliza dolomítica del Triásico medio, en la que se ven conchas y fragmentos de valvas de Daonella lommeli incrustadas. Estas fueron las antaño denominadas "petjada de la Mare de Déu"
Imagen: Josep Quintana Cardona

Si se busca alguna semejanza  entre la forma de las marcas en la roca y la de un pie humano o celestial, no se encuentra ninguna similitud. La justificación popular lo explica diciendo que no son las impresiones directas de las huellas de los pies de la Virgen sino que se trata de una especie de "chispazos", "llamaradas" o "fogonazos". Tales marcas radiales presentes en la roca cuyo verdadero origen resultaba incomprensible e inexplicable para la gente común, fueron atribuidas a la descarga de una cierta clase de "rayos" o "chorros de luz" surgidos de los santos pies de la Virgen del Toro al hacer contacto con la superficie de aquellas peñas. 
Se suponían que el milagroso fenómeno habían quedado "petrificados" sobre las rocas por voluntad divina, con la finalidad de que su contemplación pudiera servir a los humanos de prueba o testimonio del portentoso paso de la Virgen del Toro por aquel lugar. 



Interpretación científica del fenómeno

En realidad, las marcas atribuidas a las emisiones energéticas de los pies de la Virgen del Toro, corresponderían a la parte externa de unas valvas incrustadas de una especie de moluscos lamelibranquios marinos o a las impresiones dejadas por esas mismas superficies sobre la matriz pétrea. Las marcas milagrosas eran las valvas y las "improntas" o "moldes externos", fosilizados de un tipo particular de bivalvos marinos prehistóricos. Según los científicos que han estudiado estos restos fósiles, pertenecerían a ejemplares de la especie Daonella lommeli (Wissmann, 1841). Una especie de moluscos lamelibranquios con la concha casi plana, con estrechas costillas y surcos de distribución radial, formando grupos o haces, separados por surcos más profundos, que habitó esta zona durante el Triásico medio, (más conocido anteriormente como Muschelkalk), cuando los materiales que ahora constituyen esta montaña, entonces formaban capas de sedimentos en el fondo de un océano llamado Tetis. !Hace de esto, nada más y nada menos que entre 228 y 245 m. a. ¡  


Aspecto de una valva de Daonella lommeli del Triásico medio,  limpia de sedimentos y bien conservada, según un dibujo ilustrativo aparecido en la obra de Carl Hermann Credner, Elemente der Geologie (2 vols.) 1872. 
Imagen: Geovirtual

En el monte Toro, las conchas fosilizadas de Daonella lommeli que hace algunos pocos siglos dieron lugar a la interpretación mítica antes comentada, solamente aparecen  en aquellos materiales que corresponden al nivel denominado Ladiniense superior.   A los científicos estas y todas las demás conchas fósiles que encuentran sobre el terreno, les sirven como marcadores cronoestratigráficos, como testimonios de relaciones paleogeográficas y como indicadores de condiciones paleoecológicas particulares que les permiten realizar interpretaciones mucho más complejas que suelen resultar mucho más incomprensibles e increíbles que las sencillas interpretaciones míticas y explicaciones milagrosas.

Aspecto de la "impronta" dejada por una valva entera de Daonella lommeli, sobre el antiguo sedimento litificado de la denominada "piedra de Alcover", una dolomía de color ocre amarillento, de grano muy fino y finamente estratificada. Ejemplar procedente del yacimiento de Alcover-Mon-Ral (Sierra de Prades, Tarragona), expuesta en el Museu Geològic del Seminari de Barcelona
Imagen: Museu Virtual


Debido a la estrecha distribución radiada de las costillas y surcos de la superficie externa de las valvas de esta especie de bivalvos y de sus improntas, al ser percibidas dispersas sobre la superficie rocosa, daban la impresión visual de que la superficie de piedra estaba salpicada de pequeñas marcas causadas por pequeñas explosiones o impactos de origen misterioso...



Algunas otras explicaciones míticas populares 

Antiguamente, al menos, existieron dos ingenuas versiones explicativas populares que pretendían precisar más aún sobre "porqué y cuando" se habían originado aquellas curiosas "marcas petrificadas" atribuidas al paso de la Virgen del Toro sobre algunas de las rocas que eran visibles en ciertos lugares del Monte Toro. 
Según una de las dos versiones, las marcas eran las huellas dejadas por los "rayos" que habían salido de los pies de la Madre de Dios, cuando después de llegar a la isla de Menorca, tuvo que ascender andando, por su propio pie, por las faldas de la montaña, yendo de camino para ir a instalarse en lo alto del monte, en la que fue su primera casa, una pequeña ermita, construida allí donde actualmente se encuentra el santuario de la Virgen del Toro.
Según la otra versión popular explicativa del mismo fenómeno,  resulta que cuando la Virgen se aburría de estar encerrada en el interior de las cuatro paredes del templo, salía a pasear por los alrededores para poder distraerse contemplando, desde su atalaya montañosa, el hermoso paisaje isleño y también para interesarse por sus fieles devotos, observando sus actividades, preocupaciones y tribulaciones. Allí donde la Virgen había estado contemplando el paisaje y puesto sus celestiales pies, durante sus paseos recreativos y contemplativos, era donde aparecían aquellas marcas indicadoras de su actividad itinerante.

Panorámica de una parte de la isla de Menorca, a la izquierda el pueblo de Es Mercadal y a la derecha la silueta del Monte Toro, en cuya cima está el santuario de la patrona de toda la isla y cuyas vertientes, según la leyenda, eran su atalaya benefactora.
Imagen: Toni Pons Barro




Antiguos usos populares de tipo supersticioso

La vida humana en el medio rural insular de las Baleares, siglos o décadas atrás, no fue nada fácil, por eso resulta comprensible y nada extraño que las gentes más crédulas e ignorantes y las más necesitadas de ayuda divina para resolver las dificultades de sus vidas cotidianas, de la isla, pudieran llegar a imaginarse que aquellas figuras grabadas en algunas de las rocas del monte sagrado y que creían "marcas celestiales marianas", pudieran estar cargadas de alguna clase de energía benéfica y de virtudes protectoras. 
En los casos de medicina popular supersticiosa, vinculada con la religiosidad popular, son comunes las prácticas basadas en la magia simpática, en la que se da por seguro que la proximidad, el contacto o la ingestión de ciertos objetos considerados "auténticas reliquias" de santos, como eran el caso de aquellas "señales celestiales petrificadas", éstas podrían beneficiar a los devotos de la Virgen del Toro, que las usasen con mucha fe, de alguna manera que resultara favorable a la satisfacción de sus necesidades materiales o espirituales. 

Reproducción de un pliego con los Gozos de la Virgen del Toro. En su versos cantados durante el día de su patronazgo, el 8 de mayo, se enumeran las grandes cualidades benefactoras que esta advocación ejerce sobre sus fieles devotos menorquines.
Imagen: Goigs de la Mare de Déu del Toro

 
Se conocen algunos usos supersticiosos populares, tradicionales, asociados a las supuestas "reliquias marianas" arrancadas de la roca viva o recogidas de los derrubios, desprendidas de forma natural, por los peregrinos y romeros que ascendían al santuario de la Virgen del Toro, para venerar su imagen e implorar su ayuda. 
Fragmentos de las piedras del Toro, con valvas o impresiones de valvas de Daonella lommeli, fueron usadas como amuletos protectores de la integridad de las personas y de los bienes de su propiedad, contra los efectos de desgracias de orígenes diversos. 
Como defensa contra temporales y salvaguarda contra naufragios del barcos y sus ocupantes, como defensa contra incendio de viviendas o muerte por impacto de rayo, como defensa contra ataques de plagas y destrozos de granizadas sobre futuras cosechas, como defensa contra la corrupción de alimentos y de bebidas, almacenadas en despensas y bodegas, etc.

Antiguamente y hasta mediados del siglo XX, algunos isleños creían que las extrañas marcas dejadas por los pies de la Virgen del Toro sobre algunas roca de la montaña de su santuario, tenían propiedades mágico-curativas. Esta creencia supersticiosa motivó que las utilizaran como remedio para el tratamiento de todo tipo de problemas sanitarios, se usaron internamente, en forma de polvos obtenidos por raspadura e ingeridos dispersos en algún liquido y, también, externamente como ingredientes de emplastos. 

Se da la casualidad de que, antiguamente, los habitantes "ladinos" de la zona italiana alpina de Trentino-Alto Adigio y Véneto, en la zona montañosa de las Dolomitas, también consideraban a este mismo tipo de conchas fósiles como un tipo de objetos cargados de energía positiva, pues se creían que eran una forma mágica de "petrificación" de los "rayos de luz del sol naciente". Por este motivo se consideraba a los fósiles de Daonella lommeli, como objetos de efecto protector o portadores de la "buena suerte".




Fuentes:


- Anónimo. Santuario de la Virgen del Toro. Wikipedia.
- Casasnovas, Andrés. 1931. Leyendas menorquinas: La Virgen de Monte Toro. Ilustración Católica, Nº 22. La Hormiga de oro. Barcelona p. 352-353 (28/05/1931)
- Llompart, C., Obrador, A., Rosell, J. 1979. «Geologia de Menorca». Vidal, J. M. (dir.): Enciclopèdia de Menorca. Vol. I (Geografia Física). Maó: Obra Cultural Balear de Menorca, p. 3-83.
- Martel Ravelo, Antoni. 2013. Geologia de Menorca. Itineraris educatius
- Mas, G., Astudillo, H., Quintana, J. , Obrador, A. 2014. «Etnopaleontonímia balear. Recull de noms populars de fòssils de les Illes Balears», Estudis Romànics, 36, (pp. 131-164) 

- Moll Marquès, Marc. (2003): Medicina popular menorquina, segles XVI-XXI. Plantes, animals, minerals i altres modalitats curatives. Palma de Mallorca. Edicions Documenta Balear. 238 pp.
- Obrador Tudurí, Antoni. 2012. Comunicación personal. Datos etnográficos inéditos
- Rosell, J., Llompart, C., Márquez-Aliaga. A., A. Goy . 1987. El Muschelkalk de la isla de Menorca. Cuadernos Geología Ibérica 1. Vol. 11. Madrid. Págs. 323-335
- Rosell, Joan & Llompart, Carme. 2002. El naixement d’una illa: Menorca. Guia de geologia pràctica. Maó. Institut Menorquí d'Estudis. Moncada i Reixac, Impressió i relligat Dacs, Indústria Gràfica, S.A.
- Veny Clar, Joan. 2014. «Terra, pedra i paraula». Actes de la jornada Terres, pedres i paraules: El valor i l’aprofitament del vocabulari tradicional en el discurs tecnicocientífic. Acadèmia Valenciana de la Llengua. València.  (pp. 11-21)
- Wachtler, Michael. Fossilien der Dolomiten mit Erklärungsweisen aus der Mythologie. DoloMythos. Das größte Dolomitenmuseum
 

domingo, septiembre 4

Los fósiles como motivo temático en la filatelia ibérica (19)


por Heraclio ASTUDILLO-POMBO, Universitat de Lleida.


¡Aparecen dinosaurios españoles en los sellos de correos de España!


Introducción:



El año 2015, el 7 de mayo,  Correos puso en circulación la serie denominada "Dinosaurios",   anunciando que tendría continuidad en años sucesivos y que proseguiría al año siguiente con cuatro dinosaurios españoles. Este año 2016, el 30 de junio de 2016  Correos emitió cuatro nuevos sellos que muestran imágenes de estos extraordinarios reptiles que desaparecieron de la faz de la Tierra hace hoy más de 65 millones de años, después de haberla habitado este planeta durante más de 150 MA.

Los sellos de la serie "Dinosaurios" emitidos el año 2015 presentaban varias novedades técnicas muy curiosas en las técnicas de impresión utilizadas, específicas para cada uno de los distintos tipos de sellos. Unos presentaban fosforescencia, otros textura escamosa, otros imágenes en 3D y otror Realidad Aumentada. 


 



Bocetos gráficos anunciando el aspecto que tendrían los futuros sellos de la serie "Dinosaurios" a emitir en 2016. Presentados en el stand de Correos, durante la pasada Feria Nacional del Sello celebrada del 7 al 10 de mayo del 2015, en la Plaza Mayor de Madrid. Ya se anunciaba que estos proyectos de diseño gráfico eran provisionales y que estaban sujetos a posibles modificaciones posteriores, anuncio preventivo que finalmente se ha visto cumplido. Compárense con el aspecto de los sellos recientemente emitidos
Imágenes: Sellos 2016 Dinoweb


En la emisión del 2016 los nuevos sellos siguen ofreciendo novedades curiosas en las técnicas de impresión utilizadas, específicas para cada uno de los distintos tipos de sellos y que son dignas de reseñar.

El sello del dinosaurio Europelta, se ha impreso con la técnica llamada impresión lenticular que crea una ilusión de profundidad y movimiento en las imágenes impresas con este sistema, produciendo la sensación de que el dinosaurio se mueve, cuando se mira el sello desde uno u otro ángulo, de forma alternativa y rápidamente.


Aspecto muy confuso, a primera vista, del sello dedicado al
dinosaurio Europelta, debido al efecto causado por la técnica de impresión lenticular sobre esta imagen fotográfica. En el sello real no sucede.
Imagen:
blade 777


El sello del dinosaurio Pelecaniminus cuya imagen se ha estampado con tinta holográfica que crea sobre toda la superficie del sello diversas imágenes tridimensionales irisadas del dinosaurio Pelecaniminus según se mire o se ilumine el sello desde uno u otro ángulo.


Aspecto nada novedoso, a primera vista, del sello dedicado aldinosaurio Pelecaniminus, debido a que el sistema de iluminación utilizado en esta fotografía no le permite mostrar el efecto holográfico
Imagen:
blade 777

El sello del dinosaurio Proa es presentado en un Pliego Premium, impreso todo el conjunto en formato de imágenes 3D que se acompaña de unas gafas bicolor de efecto 3D. Cuando se mira con este tipo de gafas todo parece tener volúmen.


Aspecto algo confuso, a primera vista, de la imagen del dinosaurio Proadebido a que esta fotografía, ha sido realizada sin el uso de filtros apropiados, esto no le permite mostrar el efecto estereoscópico
Imagen:
blade 777

El sello del dinosaurio Turiasaurus, tiene algunos elementos  impresos con tinta termocrómica de tal manera que pueden hacerse visibles y cambiar de color cuando el sello se somete a cierto aumento de temperatura. 


Aspecto del sello dedicado al dinosaurio Turiasaurus, cuando la temperatura ambiente es baja. En estas condiciones tal como muestra la fotografía, la parte alta del cielo es de color totalmente negro y no son visibles los tres meteoritos. 
Imagen:


Cuando el sello está a una temperatura ambiental baja, en el cielo que es de color negro, no se observa nada de particular, pero a medida que se hace subir la temperatura del sello, exponiéndolo a unafuente de calor, empiezan a aparecer en el firmamento tres meteoritos con sus correspondientes estelas flamígeras. Durante el proceso de calentamiento, al inicio los meteoros son de color marrón, luego van virando a anaranjado y finalmente acaban volviéndose de color amarillo vivo. A medida que el sello se va enfriando  el proceso cromático se invierte, acabando por desaparecer los meteoritos.


Detalles técnicos de la serie:

Título de la serie: Dinosaurios
Fecha de emisión: 30/06/2016
Proceso de impresión: Offset
Soporte: Papel estucado, engomado, fosforescente.
Caracteristicas especiales: Offset + lenticular (Europelta)/ Offset +holografía (Pelecaniminus)/ Offset + 3D (Proa) / Offset + tinta termocrómica (Turiasaurus)
Dimensiones: 57,6 x 40,9 mm. 
Valor Postal : 2 € cada motivo*
Tirada: 250.000 ejemplares para los sellos de Europelta, Pelecaniminus y Turiasaurus) y 300.000 ejemplares para los sellos de Proa
Tema: Dinosaurios



Europelta 

El dinosaurio Europelta nació hace 110 millones de años aproximadamente y se trata de un  tipo de dinosaurio anquilosaurio, es decir, acorazado. Era pequeño y se alimentaba de las plantas que crecían en la zona fangosa que era Teruel hace más de 100 millones de años. Justamente en Teruel, es donde se han encontrado los únicos restos que existen de esta especie.

El Europelta fue un dinosaurio, fitófago y cuadrúpedo que habitó la Peninsula Ibérica durante el Cretácico Inferior (Albiense), hace aproximadamente entre 113 y 110 Ma. 
Este anquilosaurio mediría alrededor de 5 metros de longitud y pesaría en torno a las 2 toneladas. Poseía dientes en forma de hoja, robustas patas y costillas ampliamente arqueadas que proporcionaban una gran amplitud a su cuerpo, el cual estaba cubierto por placas dérmicas que formaban un escudo protector en toda la superficie dorsal.


Aspecto del matasellos de rodillo especial, conmemorativo del Primer Día de Circulación postal dedicado al dinosaurio Europelta
Sólo se estamparon en las oficinas de Correos de Barcelona y de Madrid, en la fecha de 30/6/2016
Imagen: Correos


El estudio de dos ejemplares de un dinosaurio acorazado del yacimiento Mina Santa María de Ariño (Teruel) permitió definir un nuevo dinosaurio anquilosaurio nodosáurido: Europelta carbonensis. Su nombre significa “Acorazado europeo del carbón”. Este dinosaurio se  conoce por abundante material, tanto craneal como postcraneal, y es el nodosáurido más completo de los hallados hasta el momento en Europa.


Aspecto del sobre especial conmemorativo, del Primer Día de Circulación postal. Dedicado al dinosaurio Europelta, con su correspondiente estampilla y matasellado Imagen: Ebay

Europelta carbonensis es el nodosáurido más antiguo conocido en Europa y uno de los más antiguos del mundo. Probablemente es el antecesor del resto de los nodosáuridos europeos del Cretácico Superior. Pertenece al subgrupo de dinosaurios acorazados europeos denominado Struthiosaurinae y no tendría la maza al final de la cola que poseen otros anquilosaurios.
La aparición casi simultánea de nodosáuridos en Europa y en Norteamérica presenta importantes consideraciones paleobiogeográficas puesto que anteriormente a su descubrimiento se creía que Norteamérica se aisló por completo de Europa a finales del Barremiense (hace unos 125 Ma).




Pelecaniminus

El dinosaurio Pelecaniminus fue un dinosaurio terópodo ornitomimosauriano basal, que vivió en Europa durante el Cretácico Inferior (Barremiense), hace unos 125 Ma. El único ejemplar que existe en el mundo fue el encontrado en el yacimiento de Las Hoyas, situado en el término municipal de La Cierva, muy cerca de la ciudad de Cuenca, en la provincia de Cuenca. 

Aspecto del sello dedicado al dinosaurio Pelecaniminus, cuando el ángulo de iluminación es el adecuado. En esta fotografía puede apreciarse el efecto holográfico en forma de varias pequeñas figuras irisadas de Pelecaniminus, distribuídas por toda la superficie del sello.
Imagen:


El fósil se corresponden con la mitad delantera articulada del esqueleto, que incluye el cráneo, las vértebras del cuello, la mayor parte de las vértebras dorsales, costillas, esternón, la cintura pectoral, el miembro delantero derecho y la mayor parte del izquierdo. El estado de conservación de este ejemplar es excepcionalmente bueno, encontrándose fosilizadas incluso estructuras tan delicada como la piel.


Aspecto del matasellos de rodillo especial, conmemorativo del Primer Día de Circulación postal con la figura del  dinosaurio Pelecaniminus
Sólo se estamparon en las oficinas de Correos de Barcelona y de Madrid, en la fecha de 30/6/2016
Imagen: Correos

El Pelecaniminus polyodon, tenía  2,5 m de longitud y 1 m de altura, y, de momento, es el ornitomimosariano más antiguo que se conoce en el mundo y el primero descubierto en Europa. Su cráneo es largo, estrecho y puntiagudo, con la presencia de ojos muy grandes y una cresta en la parte posterior o nuca. 


Aspecto del sobre especial conmemorativo, del Primer Día de Circulación postal. Dedicado al dinosaurio Pelecaniminus, con su correspondiente estampilla y matasellado 
Imagen: Ebay


Poseía una mandíbula dentada, a diferencia de otros ornitomimosaurianos, con unos 220 dientes minúsculos que tienen distintas formas según el lugar donde se encuentran, existiendo dos formas básicas. El estudio de su dentición ha determinado que debió ser un dinosaurio omnívoro.


Proa

El dinosaurio Proa es un inusual iguanodóntido basal cuyo rasgo más singular es la presencia de un pre-dentario pico único en su grupo, por lo que fue descrito a finales de 2012 como un nuevo género y una nueva especie. Se conocen numerosos individuos de Proa, con variaciones en tamaño y, tal vez, en sexo. La mayoría de los huesos de su esqueleto está representada y destacan, por su rareza en el registro paleontológico, varios cráneos muy completos. Sus restos fueron encontrados en el Yacimiento de la mina de lignito Santa María, en Ariño (Teruel), en 2010.


Aspecto poco definido, a primera vista, de las imágenes del sello dedicado al dinosaurio Proa valdearinnoensisdebido a que esta fotografía, ha sido realizada sin el uso de filtros apropiados, esto no le permite mostrar el efecto estereoscópico
Imagen: kcsquare

Proa valdearinnoensis es una especie de dinosaurio ornitópodo que vivió durante el Albiense (Cretácico Inferior), hace aproximadamente entre 113 y 110 Ma. Fue un dinosaurio fitófago y su longitud se estima entre 7,5 y 8 m.


Aspecto del matasellos de rodillo especial, conmemorativo del Primer Día de Circulación postal con la figura del dinosaurio Proa valdearinnoensis.
Sólo se estamparon en las oficinas de Correos de Barcelona y de Madrid, en la fecha de 30/6/2016
Imagen: Correos

El predentario, o “pico”, de Proa valdearinnoensis es único entre los iguanodontios, pues los márgenes laterales convergen en un punto frontal, de modo que adquiere una forma triangular. En el resto de los iguanodontios, el predentario es arqueado, con un amplio margen rostral anterior redondeado. Esta morfología tan peculiar del predentario de Proa es una reminiscencia de otros ornitópodos no iguanodontios y sugiere que Proa, además de tener rasgos primitivos, tendría una alimentación diferente a la de los otros iguanodontios basales.


Aspecto del sobre especial conmemorativo, del Primer Día de Circulación postal. Dedicado al dinosaurio Proa valdearinnoensis, con su correspondiente estampilla y matasellado Imagen: Ebay

El nombre del género, Proa, remite a la semejanza del elemento esquelético más significativo en este dinosaurio -el predentario- con la proa de una embarcación. El segundo nombre de la especie –valdearinnoensis– hace referencia a La Val de Ariño, denominación tradicional de esta zona turolense caracterizada por su minería del carbón.
Proa valdearinnoensis completa el registro fósil de iguanodontios basales de Europa y es el más moderno -en cuanto a antigüedad se refiere- de los identificados en España. Su análisis filogenético (es decir, de parentesco) ha desvelado que su pariente más cercano sería Iguanodon.



Turiasaurus 



El dinosaurio Turiasaurus  fue un saurópodo con extremidades grandes y robustas, que vivió a finales del periodo Jurásico hace unos 145 millones de años. Parece ser que el Turiasaurus riodevensis pudo pesar unas 40 toneladas y medir unos 30 metros de longitud, superando el tamaño de cualquier otro dinosaurio encontrado en Europa y situándose entre los mayores supersaurópodos del mundo.

Aspecto variable del sello termocrómico dedicado al dinosaurio Turiasaurus. A la izquierda, cuando sólo se ha calentado muy moderadamente, los tres meteoritos se hacen visibles en un color beige. A la derecha cuando el sello se ha calentado más intensamente, los tres meteoritos se hacen visibles en un color amarillo claro

Imagen dcha.: blade 777
Imagen izda.: Paleophilatelie


El nombre del género deriva de Turia, nombre de un río de Teruel, y del término griego sauros, que significa lagarto. El nombre de la especie hace alusión a Riodeva, localidad donde se encontraron los primeros restos de la especie.

Aspecto del matasellos de rodillo especial, conmemorativo del Primer Día de Circulación postal con la figura del dinosaurio Turiasaurus
Sólo se estamparon en las oficinas de Correos de Barcelona y de Madrid, en la fecha de 30/6/2016
Imagen: Correos




Los primeros fósiles de Turiasaurus riodevensis fueron hallados en 2003 por paleontólogos de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis en un campo de labranza situado en las afueras de la localidad turolense de Riodeva. Posteriormente, tras la excavación y posterior estudio de los fósiles recuperados en Riodeva, el equipo científico de la Fundación Dinópolis publicó en 2006 Turiasaurus riodevensis como un género y una especie nueva de dinosaurio en la prestigiosa revista Science. Como resultado de este estudio científico, también se definió un nuevo clado de dinosaurios saurópodos, Turiasauria.


Aspecto del sobre especial conmemorativo, del Primer Día de Circulación postal. Dedicado al dinosaurio Turiasaurus, con su correspondiente estampilla y matasellado 
Imagen: Ebay


El esqueleto del Turiasaurus riodevensis está representado por abundante material: cráneo, dientes, vértebras cervicales, vértebras dorsales, sacro, vértebras caudales, costillas, huesos de la cintura escapular y pélvica, huesos de la pata delantera izquierda (húmero, radio, ulna, carpal, cinco metacarpos, falanges) y huesos de las patas traseras. Presenta características que le sitúan entre los eusaurópodos basales, como vértebras y costillas sin cavidades, dos falanges por cada dedo de la mano y el extremo proximal de la tibia comprimido mediolateralmente. Es el primer saurópodo gigante que pertenece a este grupo, ya que las otras especies de gran porte pertenecen a otros clados.


Tarjetas postales máximas, conmemorativas del Primer Día de Circulación postal
 

Tras una búsqueda sistemática exhaustiva, tan solo han podido hallarse tres modelos, se desconoce, por falta de datos, si en su día se presentaron cuatro tarjetas máximas, una por cada especie.








Aspecto de las tres únicas clases de tarjetas postales "máximas" halladas en la Red.  


Reflexión crítica personal: 

 * Se ha considerado que el precio de 2 Euro que Correos a establecido para cada uno de los distintos sellos de esta serie, resulta injustificadamente elevado, incluso para países "ricos" como son los europeos. Este precio tan elevado va hacer que su uso como franqueo postal común y corriente sea muy limitado. De esto deducimos que se emitieron, parece ser, con el principal propósito de ser vendidos a los coleccionistas filatélicos de todo el mundo y no para ser utilizados en España en el franqueo del correo común. Que es como se podría ejercer un verdadero efecto divulgador del patrimonio dinológico nacional sobre la población. Por esto consideramos que el precio es especialmente inapropiado puesto que los dinosaurios que protagonizan la serie filatélica que Correos ha emitido este año, a diferencia de los del año anterior, son especies que habitaron en la Península ibérica, en territorio español y sus habitantes deberían saberlo y conocerlos.



Fuentes:

- Anónimo. 2016. Vuelven otro verano más los dinosaurios de la mano de Correos. Correos Filatelia Novedades 2016/06/20
- Anónimo. 2015. Sellos de 2016. Dinoweb
- Anónimo. 2015. Sobres de primer dia. Dinoweb 
- Anónimo. 2016. Un poco de Paleofilatelia II. Koprolitos blogspot 2016/05/30
- Anónimo. 2016. Correos emite cuatro nuevos sellos de su serie 'Dinosaurios', uno de ellos el encontrado en Cuenca. El Día 13/07/2016
- kcsquare. 2016. Multi-Sensory Stamps Sets - Update philaquely moi. 18/06/2016
- Kogan, Michael  & Álvarez Casanova, Carmen. 2016. Spain 2016  "Dinosaurs" (2nd) Paleophilatelie